• susanamarinm

Es mentira que ser constante te llevará al éxito

“La perseverancia no es una carrera larga, son muchas carreras cortas una tras otra”Me dejé llevar por la idea de que para alcanzar mis objetivos debía ser constante con un sistema de acciones diarias que me ayudarían a llegar al final de mi carrera.


Era firme con mi propósito y objetivos a conseguir, tenía todo lo necesario para conseguir lo que otros habían conseguido, así que me limité a hacer lo que se suponía que tenía que hacer y esto fue lo que me ocurrió.


Sin darme cuenta y casi como un autómata me levantaba cada día y me centraba en realizar las tareas que sabía que tocaban para ese día, me limitaba a seguir ese sistema que otras personas ya han seguido y han conseguido lo que yo quería conseguir. ¡Confié en el proceso!, hasta me permitía hacer ciertas tareas buscando la perfección, ya que pensaba que si hacía la tarea correcta y además siendo perfecta en la ejecución multiplicaría los resultados, y nada más lejos de la realidad!


Para mí ser constante significaba movimiento, no parar, hasta que un día me di cuenta de que estaba agotada, trabajaba mucho y sin embargo no conseguía los resultados que necesitaba, entonces, ¿qué estaba ocurriendo? ¿Si estaba siguiendo la metodología adecuada por qué a mí no me estaba funcionando?

Por eso, la carrera en la que estaba participando empezaba a superarme, ya no visualizaba el final, se suponía que ser constante me ayudaría a llegar a la meta, y yo me estaba alejando, analicé lo que podía estar pasando y me di cuenta de que el día a día me superaba cada vez más, pensé que el problema podía estar en el tipo de tareas que estaba realizando así que incluí nuevas tareas a mi agenda y eliminé otras, y sin embargo esto no me ayudó a conseguir mejores resultados y mi meta se alejaba cada vez más.


Por eso, dejé de estar motivada, tiré la toalla, el desengaño conmigo misma era demasiado para mí, ¿cómo se me había ocurrido pensar que yo podía ser capaz de conseguir grandes logros en mi carrera? Tenía que aceptar la realidad, unos lo consiguen y otros no.


Hasta que un día leí sobre un tema que me hizo reaccionar y ver las cosas como nunca antes.

  • ¿Por qué veía mi propósito como una meta a largo plazo?

  • Mentalmente visualizaba un maratón,

  • Me había centrado en ser constante, me limitaba a dar un paso detrás de otro, hasta terminar mi maratón que visualizaba como un objetivo a largo plazo.

Es un gran error, pensar de esta manera sobre la constancia, te hace visualizar una carrera sin fin, mientras escribo sobre esto estoy viendo un hámster corriendo en una noria, pues así, exactamente así me sentía.


Me di cuenta de esto.


la clave no es la constancia, es la persistencia, esta frase de Walter Elliot cambió mi vida para siempre:


“La perseverancia no es una carrera larga, son muchas carreras cortas una tras otra”

Yo estaba siguiendo un sistema con el que no iba a ninguna parte y más cuando no terminaba por completo muchas de mis tareas, tenía una agenda saturada de tareas ineficientes que además reducían mi tiempo productivo lo que provocaba que no pudiera terminar tareas clave en mi metodología.


Por ejemplo, tú puedes ser constante trabajando cada día 8 horas, sin descanso, pero eso no te garantiza resultados, porque puedes estar siendo muy ineficiente con tu tiempo y con tareas que no te aportan valor.


Puedes ser constante haciendo llamadas de ventas, pero si tu proceso de venta no es el adecuado no conseguirás las ventas que tu negocio necesita.


Puedes ser constante publicando en redes sociales, porque esto es lo que nos han dicho, pero si lo que publicas no es lo que interesa a tu audiencia no conseguirás los resultados que necesitas.


Entonces imagina que para mejorar tu poder de atracción en las redes sociales no es que publiques todos los días y seas constante, sino, que analices lo que consume tu audiencia en internet, cuáles son las estrategias que funcionan mejor en tu industria y entonces enfócate en la metodología deberías seguir para diseñar tu contenido, como el diseño, estilo de comunicación, tipos de contenido, qué tipos de formato vas a publicar en la red social, y con qué periodicidad. Una vez tienes esto claro redacta una lista de tareas que te ayudarán a diseñar tu nueva estrategia, y realiza una tarea detrás de otra terminando cada una de ellas, equípate con una buena dosis de paciencia, no caigas en el error de acelerar el proceso queriendo hacer muchas cosas a la vez y no terminándolas.


Yo entendí que era más importante terminar carreras cortas, así que empecé a centrarme en terminar tareas que empezaba, una tras otra, entonces mis resultados empezaron a cambiar, empecé a experimentar avances diarios y semanales antes nunca vistos cuando me limitaba a ser constante.


Entendí que es más importante diseñar sistemas más sencillos con tareas concretas para alcanzar pequeños objetivos, y la clave es empezar y terminar cada tarea antes de empezar otras. Nunca más dejé que la perfección me acompañara en mi camino, y esto redujo la mayor parte de mi ansiedad y frustraciones.

El poder de la perseverancia.


Cuando eres constante te dejas llevar por el requisito que debemos cumplir, tomamos conciencia de que después del primer paso, va el segundo, luego el tercero y así sucesivamente. Así que si cumplimos con ese requisito ya estamos siendo constantes y esto nos traerá grandes beneficios, y en mi caso personal esto es lo que me ocurrió.


Dicen que la perseverancia es una forma de ser constante aunque de una manera más ambiciosa, la perseverancia también es constancia pero con algo de inteligencia, es la determinación que le ponemos a hacer nuestro trabajo. Es cuando nos apegamos a algo y mantenemos el rumbo a pesar de los obstáculos.

Detecta los defectos en tu metodología y mejora su lista de tareas, elimina las que te aportan valor y pon empeño en aquellas que más recompensas generan a corto plazo.



 
google-site-verification: googleb54d5decd575fc9a.html